Review: REANIMATOR y el trauma de “Commotion”

Pocas dudas hay sobre la soberanía thrasher de Canadá en las nuevas décadas. ¿Por qué tener miles de bandas de metal si con dos o tres que sepan darlo todo es más que suficiente? Tal vez, ahí radique el éxito que tiene el país del arce. Por ejemplo, este año, tras la pandemia de la Covid19, algunas bandas canadienses han visto su oportunidad de relanzar la fabulosa crecida del metal extremo nacional a nivel mundial. El caso de REANIMATOR no es una excepción a lo mencionado antes. Puede que Commotion sea su tercer disco de estudio, pero hay que reconocer el poderío extremo que tiene la banda desde que nació hace casi veinte años. Tantos años de ensayos, trabajo arduo y shows impecables ha resultado en un increíble nuevo álbum que, aparte de destrozar oídos y cabezas, va encaminado a romper el metal underground nacional y desatar la verdadera naturaleza y fauna escondida tras las hojas de arce.

Un buen toque de thrash metal no siempre obedece a las tres reglas de la velocidad, agresividad y potencia. Con un sonido directo y muy dedicado, el tema homónimo del álbum comienza fuerte y adecuado al estilo que REANIMATOR ha mostrado en sus obras extremas. La presencia de ciertos riffs rápidos se intercala muy bien con un aspecto de quintas y alternancias que demuestran unas características técnicas muy notables. Las subidas y descensos tonales recuerdan mucho a sus primeras obras musicales, pero metiendo la modernidad típica de nuestros días. El estilo guitarrero de Joel combina muy bien con Philippe, como se denota en The Ditch, donde se hace necesario recordar que el estilo old school no es sólo rapidez y brutalidad todo el rato. Combinar bien los elementos como la música la voz y el ritmo hace maravillas, como el solo que aquí se muestra, adecuado al estilo, con mucha sonoridad y listo para reventar a las masas oyentes. A tiempos medios y con Fred aporreando el bajo con mucho sentimiento, Burnt by the Witch continúa la estela de la direccionalidad thrasher. Junto a la poderosa voz de Patrick, la batería de Francis también se une a algunos coros que dan más consistencia a las zonas más raudas. Un corte que nada envidia a un buen moshpit en directo aupado por la banda. El sonido que se la ha sacado a este nuevo trabajo en estudio es impecable, pues se escucha todo el ámbito interpretativo, siendo la prueba muy reseñable en Terry Fire. Con unos ritmos pegadizos y casi marchosos, REANIMATOR nos hace vibrar con la combinación de técnica y acordes, donde Francis mete la caja y los bombos a un estilo típico del metal underground. Una genialidad de antesala que da pie a L’Appel du Vide, el tema más thrasher y que se ocultaba en la mitad del álbum. El incremento de la velocidad, las notas singulares, la rabieta vocal de Patrick y los fuertes graves hacen que la preferencia se vaya, sin dudar, hacia esta canción a primeras. Tanta furia y agresividad en las ondas parece haber sido sacada de las últimas décadas del pasado milenio. No está de más decir la calidad artística de los canadienses, que no fallan en ninguna ejecución.

Necronomicunt parece muy thrasher, pero revuelve los ritmos para otro corte bailable y con muchas guitarras dispuestas a pelearse entre sí, de forma amistosa, por el protagonismo. La distorsión de la voz ayuda en la rabia lírica, pero tampoco era necesaria, pues ayudan más los coros. Corto e intenso, se puede considerar una bajada de ritmo, aunque los solos no dan muestra de ello. Recuperados y con mucho alcohol, por ahora, Anti-Sobriety nos hace replantearnos la predilección anteriormente escogida. Vuelta al a thrashería old school, la única diferencia que se muestra aquí es el uso de más tecnicidad alternante en las quintas, lo cual es una belleza rítmica que poco se ha analizado en recientes álbumes. Los breaks, en vez de cambiar las estructuras, fortalecen las zonas solistas y una presencia grave que Francis se encarga de hacer brillar entre botellas y fiesta.

Está claro que REANIMATOR no va a dejar pasar la oportunidad de hacernos ver la exploración intrínseca que han cosechado estos años. En Wretched Affliction se nota mucho la influencia de la habilidad guitarrera, recordando a bandas como TESTAMENT y sus himnos Into the Pit y Souls of Black. No negaríamos que el quinteto tiene su propio estilo bien desarrollado, pero el recuerdo está muy patente y, a diferencia de lo que digan otros, ¡nos encanta el enigma de los riffs y los sweeps solistas! A su vez, Heads or Tails convierte la técnica en rapidez pura y con un toque algo más groove en la ejecución de los ritmos. Sería por el sonido; no me arriesgaría a afirmarlo. Es más la subida de tono hasta que el estribillo revienta los coros y al público, cuando lo cante en alto y al unísono. La buena compenetración de las guitarras nos desvela un increíble solo de bajo que pocos se atreverían a emular, dando paso a la aguda harmonización. Con un sabor de oído tremendo y muy agradable, Out for Justice termina un álbum que les ha quedado niquelado en su totalidad. Enlazando el bucle al inicio, una relativa introducción hace honor a los canadienses, quienes entrar a todo trapo con una batería limpia y clara, cuyo compañero vocal apoya y enaltece. Con algo más de sencillez musical y notas disonantes, el estribillo se corea de forma fácil y dejando un break de ruptura que loco dejará a más de uno.

Hay mucho thrash metal en el interior de la banda de Québec, y han dado el primer paso para que el resto del mundo la escuche y disfrute. La tierra del arce puede estar orgullosa de sus gentes, ¡y no digamos de su potente metal! Desde Sailor Metal y The Metal Family, vuestro redactor y crítico Wesker le adjudica una estremecida nota de 8,6. Si hay que hacer una obra maestra, siempre es mejor tomarse el tiempo que haga falta, trabajarla a tope y nunca rendirse. A Canadá le ha funcionado esta estrategia en la escena metalera y más a REANIMATOR en los tiempos modernos.

TrackList

1 – Commotion

2 – The Ditch

3 – Burnt by the Witch

4 – Terry Fire

5 – L’Appel du Vide

6 – Necronomicunt

7 – Anti-Sobriety

8 – Wretched Affliction

9 – Heads or Tails

10 – Out for Justice