Review: HOLY MOSES y la joya final de “Invisible Queen”

Desde la década de los 80’, las bestias europeas más rabiosas consagraron a una reina que les guiase en la música extrema y los dominios underground. Coronada y siempre haciendo honor a su título, Sabina Classen, tras más de cuatro décadas de reinado absoluto, anunció que ella y su banda, HOLY MOSES, se retirarían de la industria musical, dejando su legado en un último disco, Invisible Queen, y una gira final por todo lo alto. Los perros quedarán sin un líder, los animales salvajes llorarán, pero la Historia siempre nos recordará a la fémina más thrasher que el mundo haya podido tener.

Las temáticas de HOLY MOSES suelen ser muy variadas, pero el énfasis en la sociedad y los aspectos que la rodean conforman un buen puñado de grandes hitos. Como inicio, el tema Downfall of Mankind resuena como una excavadora aplastando un edificio de oficinas, donde la guitarra de Peter revienta la velocidad y sonoridad junto al bajo de Thomas sin apenas dar tregua o breaks. Machacante todo el rato, la impecable voz, casi gutural, de Sabina, hace que la destrucción sea imparable. Incluyendo solos de todos los instrumentos en este corte, se da paso a Cult of the Machine, que supone un regreso increíble al álbum de culto The Machine of Liechtenstein. Con una Sabina dándolo todo a la voz y una batería de Gerd al máximo en la caja y doble bombo, los coros del estribillo son una llamada a un moshpit instantáneo. Casi del mismo modo, pero con más tecnicidad y una agudización de la guitarra más que notable, Order Out of Chaos sigue la línea anterior en un tono más gutural que tira al old school cercano al death metal. Es difícil separar los estilos extremos, aunque si atendemos a la forma de composición, vemos que aquí, Peter hace las delicias de su creatividad solista, tanto melódica como brutal. No hay que olvidar el título homónimo del disco, el cual ya pudimos comprobar, en videoclip y en directo, que HOLY MOSES nunca se ha corta en hacer lo que quiere y como le venga en gana dentro del thrash metal underground. En términos técnicos, Sabina sigue siendo la frontwoman más ruda sobre el escenario, e imaginarla invisible a los ojos del público, es un sueño más que imposible, ni siquiera en el recuerdo.

Aun con estructuras enigmáticas y cierto grado atonal, hay que reconocer que los germánicos saben ensordecer a quienes le rodean, pues mediante Alternative Reality y The New Norm, la musicalidad es un relativo mito. Lo único que importa es dar metal extremo sin dar explicaciones, y nadie quiere saber más. De estos cortes, hay que señalar el genial dúo que conforman Sabina y Gerd, pues casi cada baquetazo del baterista es un ladrido de ella; ¡es formidable! Con un aspecto técnico creciente en los ritmos y versos, la percusión acapara todo el protagonismo en Visions in Red, dejando a un lado, las cuatro cuerdas salvo en el break medial. De nuevo, resaltar el excelente trabajo solista de Peter, cuyos solos no se centran en simples trémolos o harmónicos dentro del caos guitarrero. Aparcando las pequeñas diferencias sonoras antes mencionadas, Thomas vuelve a la carga en unos riffs graves con líneas tonales muy variadas en Outcasts. La brevedad en la ejecución interpretativa de HOLY MOSES es otra prueba de que es mejor ser corto y conciso que largo y tedioso. De esa manera, la explosión del público en un concierto está más que asegurada.

Para ir dando fin al álbum de despedida de la banda, resuena Forces Great and Hidden con un relativo cambio laríngeo de Sabina. No es por ser involutivo, pero escuchándola cantar, casi no se nota la temprana vejez que ostenta. A través de los coros y apoyo en el estribillo, los solos quedan impolutos en una interpretación fantástica. Por mí, ya hay tema favorito, ¡y todo por esa voz tan versátil que Sabina tiene! Too Far Gone trata de seguir los compases recopilados hasta el momento, aunque la mayor presencia de breaks y un tono más gutural, nos adentra en el corte más death metal del disco, pero sin perder el aspecto thrasher que Gerd mantiene en la percusión mientras la guitarra y el bajo rompen los altavoces. Al final de esta joya extrema, Depersonalized combina, en los riffs principales, escalas ascendentes con unos galopes que evidencian la evolución creativa de HOLY MOSES, alejándose de las estructuras arrítmicas y caóticas de algunos temas de otros discos. El unísono instrumental entre Thomas y Peter en el interludio demuestra la alta compenetración que hay de compañerismo y profesionalidad. Como cierre total del álbum, Through the Veils of Sleep nos permite distinguir las diferentes formas de dejar un legado inmortal. Da igual que sea con la voz limpia de Sabina, los ritmos de Peter, la pesadez de Thomas o la constancia de Gerd, HOLY MOSES aúna los sentimientos de su carrera musical para que el público recuerde lo que es el más puro estilo thrash metal con un toque old school clásico y directo.

Deberíamos preguntarnos, ¿qué será del thrash metal sin Sabina? Muchas son las posibilidades y el futuro es incierto, pero la Historia que HOLY MOSES ha escrito en el género extremo europeo, más en el underground, no es para olvidarla, ¡al revés! Tenerla en cuenta todo el rato. Desde Sailor Metal y The Metal Family, vuestro redactor y crítico Wesker le adjudica una inolvidable nota de 9,3. Se retiran con honores y les vamos a echar de menos, ¡mucho más de lo que la banda cree!

TrackList

1 – Downfall of Mankind

2 – Cult of the Machine

3 – Order Out of Chaos

4 – Invisible Queen

5 – Alternative Reality

6 – The New Norm

7 – Visions in Red

8 – Outcasts

9 – Forces Great and Hidden

10 – Too Far Gone

11 – Depersonalized

12 – Through the Veils of Sleep