Review: ASYLLEX y la historia de “Ephemeros”

Islas Canarias, Hawai, Polinesia… Y en las danesas Islas Feroe, el thrash metal retorna a su época musical oscurantista de la mano de un quinteto bajo el nombre de ASYLLEX. En 2017, dieron los primeros pasos en la escena thrasher con su primer álbum War Order al más puro estilo de los 80. Tras cuatro años, nos dejan un pelotazo que ni la misma Ketamina tiene comparación en efecto hipnótico y/o especial. Poco más de 60 minutos nos sumergen en una realidad que abarca los ámbitos de la vida y los años transcurridos en la misma, así como las elecciones propias, diferentes perspectivas y legados, el viaje a la tumba… y después. Ephemeros no deja indiferente a nadie, sea en seguidores o fans casuales. Aquí dejamos 15 razones para invertir una hora de tu inútil vida en algo provechoso.

Lost Life nos lleva a un ambiente puramente religioso donde la batería y el bajo nos revientan el corazón desde el principio acústico con toques medievales. Si pierdes la vida, lo normal es que tu alma vague en la oscuridad, por ello, Soul nos mete más velocidad y breaks salteados que siguen la estética musical inicial. Dark Pursuit y Welcome to the Night se acortan en tiempo, aunque no en intensidad y pesadez, siendo claves centrales de todo el álbum. En muchos puntos se nota la influencia cruda del thrash que recuerda a discos clásicos como Hell Awaits o And Justice for All. Quizás Welcome to the Night disguste a los fanáticos empedernidos del old school, pero no todo es caos, rapidez y pesadez. Pegadiza en su estribillo, sigue ciertos tintes de rock alternativo que dan ritmicidad a la obra musical.

Endless Greed nos lleva a un seguimiento de la ambientación medieval donde se observa el uso característico de los elementos más notables del thrash puro y duro. Este tema recuerda, en ocasiones, a los thrashers sajones EVILE. Una velocidad brutal llega en Bite de un modo atronador e inesperado seguido de breaks acordes a la melodía vocal arraigada. ASYLLEX nos lleva a la mitad del disco con los temas Concrete Shoes y Frostbitin. El primero nos deja un banquete medieval que rápidamente se convierte en un festín ceremonial de riffs de estos innovadores thrashers. Por el contrario, Frostbitin retoma el hilo de temas anteriores como Soul o Dark Pursuit mediante breaks y el toque fuerte de la batería.

El quinteto continúa con Wither que fácilmente pasaría por ser cual balada vocal extrema, pero poco a poco se van introduciendo el resto de instrumentos, lo cual la convierte en unos de los temas más raros de un álbum que promete mucho más de lo que parece. Sleepwalker y Spirits nos dejan un sabor de boca que recuerda al género core. El toque pesado de los riffs es la clara diferencia que incluye este tema dentro del thrash feroés. Un pequeño tema titulado Kyrra regresa a la acústica y la ambientación que da comienzo a la obra musical y en sólo 60 segundos, evoca al tema Tranquility, cercana interpretación a los primeros temas. Aquí se halla un bello solo que, en combinación con efectos Wha-Wha, va terminando el elenco del quinteto thrasher. Finalmente, la enigmática Murder y Between Life and Death dan los remates de un disco en el que, en términos de su predecesor War Order se evidencia una clara maduración de la banda y la inclusión de elementos de fusión en la imaginación musical.

En conclusión, ASYLLEX nos demuestra que no hay que ser dioses de la interpretación para crear un original mundo oscuro. Desde Sailor Metal y The Metal Family, vuestro redactor y crítico Wesker le adjudica una generosa nota de 8,8. Sin duda, se trata de un disco que merece la pena escucharlo hasta la última nota. Por supuesto, nos queda felicitar a ASYLLEX por la creación de esta obra y les deseamos una larga trayectoria profesional de todo corazón.

TrackList

1 – Lost Life

2 – Soul

3 – Dark Pursuit

4 – Welcome to the Night

5 – Endless Greed

6 – Bite

7 – Concrete Shoes

8 – Frostbitin

9 – Wither

10 – Sleepwalker

11 – Spirits

12 – Kyrra

13 – Tranquility

14 – Murder

15 – Between Life and Death